jueves, 22 de febrero de 2007

EL ABUSO DE TRANSICIONES Y EFECTOS

Despues de comer y dado que no conseguía dormirme estuve zapineando un rato, y viendo un anuncio de una de las cadenas locales de Huelva, en el que se anuncia una empresa de estacionamientos de vehículos, me pareció que el montador estaba abusando de la conocida transición de fundido entre dos imágenes (aplicadas a cada corte en el anuncio; en mi mente estaba viéndolo con los cortes básicos y me parecía mejor) y se me ocurrió este post.

Una de las cosas que se aprenden y de la que te das cuenta cuando te metes de lleno en el mundo de la edición de video, es el abuso incontrolado que hace determinada gente de transiciones entre planos y efectos varios. Todos hemos visto alguna "producción" de algún conocido en el que en un corte entre dos planos, en lo que lo más lógico es usar el corte básico, de repente empieza a desplegarse una página, o la imagen que estábamos viendo desaparece cual superman y aparece debajo otra. No he de negar que cuando empiezas lo tocas todo, y los videos te salen muy recargados, casi rococó.

Cuando leí "en el momento del parpadeo" de Walter Murch, y empecé a entender el mundo del montaje, me di cuenta de que la transición más lógica entre dos imágenes en principio es el "corte" puro y duro. Y lo fundamental es elegir el momento de ese corte, ahí está la clave. Hay que intentar que un mismo plano no sea excesivamente largo, a no ser que sea necesario, y cortar en un momento en el que ese corte no suponga un salto excesivo para la vista (y el oido) y respete la continuidad de la acción. Así se consigue que los videos sean amenos, y de paso te diviertes montándolo. El propio Murch en su obra comenta que cuando estaba montando Apocalypse now, había días en que no efectuaba ningún corte, y otros varios. O sea que merece la pena pararse a elegir el momento justo para que la calidad del video sea óptima. (ya se que esto puede quedar petulante hablando de vídeos caseros, pero que le voy a hacer, es mi pasión).

Hay días en que visiono mis creaciones pasadas y me doy cuenta de errores que hoy no hubiera cometido, algunas veces por la rapidez al montar. Como me pasó en el dvd de alvarito (recientemente oscarizado), en el que sufrí un fallo de raccord, y esta vez fue por el sonido. Hay un momento en que el protagonista se está tirando del tobogán y se produce un corte visual bien hecho. El tema es que antes del corte el Sr.Falete exclama: "venga, ahora se tira maría...", y el corte pasa a otra tirada de Alvarito del tobogán...El espectador tras escuchar eso inconscientemente sufre un choque cuando lo siguiente que ve no es maría tirándose del tobogán. No se si me explico....

Pero siguiendo con las transiciones, hay veces en que el uso de ellas es muy útil para vídeos cómicos (vease aki no hay quien se duche) o trailers que lo requieran. Igualmente, la transición de fundido entre dos imágenes se usa cuando quieres hacer que pase el tiempo dentro de una misma acción, y los fundidos a negro de entrada y salida acentúan el cambio de escenario y tiempo.

A mi humilde entender, usar las transiciones con exageración es abusar, normalmente lo mejor es siempre el corte básico, que debe suponer el 99% de cualquier película, casera o no.

He dicho. Po toma.

2 comentarios:

Ginés dijo...

¿Qué te parecen las transiciones de la película "The Hulk", de Ang Lee? Particularmente no me gustó demasiado excepto algunos planos de concepción fotográfica más que cinematográfica y , lo que viene a cuento en este comentario, algunas transiciones entre planos. No sé decirte ahora si cumplían correctamente su función de transición (creo que sí), pero visualmente me parecían bastante innovadoras...
Un abrazo.
Ginés.

Anónimo dijo...

Suscribo todas tus palabras.
Hoy mismo he estado montando un reportage con una gente que carece absolutamente de sentido común, y lo he pasado tan mal al ver como era imposible hacerles entender que lo que estaban haciendo era CUTRE DE COJONES...!

A ver si haciendo divulgación la gente se entera de algo.
Saludos.

“Para mí, la película perfecta es como si se desarrollara detrás de tus ojos y tus ojos la proyectasen, de modo que vieras lo que deseabas ver. El cine es como el pensamiento. Es el arte más cercano al proceso de pensar. Mira esa lámpara al otro lado de la habitación. Ahora mírame de nuevo a mí. ¿Ves lo que has hecho? Has parpadeado. Eso son cortes. Tras la primera mirada, sabes que no hay motivo para hacer continuadamente todo el recorrido entre la lámpara y yo, porque ya conoces lo que hay en medio” .