viernes, 9 de febrero de 2007

BULLIT: MENUDA PERSECUCION

Buenas a todos y perdón por el abandono del blog, pero aquella gripe que os comenté aún sigue por aquí. Empezó con algo de fiebre, se pasó a la nariz el viernes pasado, y esta semana ha desembocado en el taponamiento del oido izquierdo y a partir de hoy de ambos. Pero ya recupero algo las ganas de hacer algo. Me he llevado toda la semana pegado al sofá viendo producciones de la competencia, jaja. Por cierto os recomiendo la película 13 Tzameti, la cual es en versión original (francés) con subtítulos y en blanco y negro. Qué buena. No os cuento nada de la angustia que pasé, un disfrute vamos.

Este mediodia visitando blogdecine, genial página sobre la actualidad cinematográfica y que a veces me sirve de inspiración para mis entradas, me topé con un video de la genial persecución de la película Bullit (1.968) protagonizada por Steve McQueen, y fíjate por donde es un tema interesante desde el punto de vista "montajístico". La película por cierto ganó el oscar al mejor montaje otorgado a Frank P. Keller.

Sin duda los primeros en usar las persecuciones fueron los precursores del cine mudo de los que ya he hablado aquí, Porter y Griffith, teniendo en cuenta que en la época al no existir diálogos fueron grandes innovadores en lo que a montaje se refiere.

Las escenas de persecución son un buen ejemplo del buen uso que se puede hacer con los cortes. Montar una escena de persecución no debe ser nada fácil, teniendo en cuenta que es fundamental que el espectador siempre esté metido en la escena, que conciba una continuidad de los acontecimientos. Logrando esto se pueden hacer maravillas, gracias a la tensión que se puede imprimir a la escena de persecución sabiendo usar los planos correctos, en su duración correcta, e insertando de vez en cuando "planos de reacción" de personas que "pasaban por allí".

Esta tarde me dirigía a jugar al padel con mi amigos y Mario, amigo que me ha hecho de siempre descubrir muy buenas joyas del cine (siempre recordaré cuando íbamos al cine los lunes o los martes, para que no nos molestara el "publiquito" de Huelva) y le comenté que pensaba hacer esta entrada, y en seguida me ha hablado de escenas de persecución de varias películas, una de ellas la de Granujas a todo ritmo. Pero otro día recordaremos otras escenas. Hoy os voy a dejar como ejemplo esta de Bullit, de la que siempre oí a mi padre (otro cinéfilo que tiene tambien gran "culpa" de que este blog exista) hablar de esta persecución.

Disfrutad con lo que se puede hacer sabiendo "cortar" a tiempo.

(Por cierto Rafa, gracias por decirme que has disfrutado y hasta te has emocionado con el blog, no sabes lo feliz que me hace eso).

1 comentario:

xavi dijo...

La persecución es buenísima. Para mi lo genuino son los planos sonoros del ruido de motor y que no estén "intoxicados" con música. Claro que si te paras a observarlo detenidamente el tema del raccord se lo pasaron por el forro de la bolsa escrotal; cuenta cuantas veces se cruzan con el Wollkswagen Escarabajo verde. Yo cuento un mínimo de 5!!!!
En una de las ediciones del DVD de Bullit, precisamente, viene como extra un documental sobre el montaje donde habla tu amigo Walter Murch...dice que monta de pie para sentir el ritmo en sus rodillas!!!
Es un genio.
Te recomiendo también este libro que ha salido donde un escritor le entrevista a fondo (Teoria del Montaje) que es superameno y cuenta muchas locuras de montador ezquizofrènico.
Saludos,
Xa!

“Para mí, la película perfecta es como si se desarrollara detrás de tus ojos y tus ojos la proyectasen, de modo que vieras lo que deseabas ver. El cine es como el pensamiento. Es el arte más cercano al proceso de pensar. Mira esa lámpara al otro lado de la habitación. Ahora mírame de nuevo a mí. ¿Ves lo que has hecho? Has parpadeado. Eso son cortes. Tras la primera mirada, sabes que no hay motivo para hacer continuadamente todo el recorrido entre la lámpara y yo, porque ya conoces lo que hay en medio” .